En un lugar que veo

Para-que-sirve-el-diente-de-leon-1

Está atardeciendo y los rayos del sol caen sobre una pradera salpicada por pastos secos y verdes. La hierba seca es más alta y en sus puntas tiene una flor, como la de un “panadero”. Entrecierro los ojos para ver mejor. Atrás del pastizal entreveo una casa, un rancho de madera, hecho con troncos. Atrás de la casa se ven las montañas, son altas- Hacia la parte izquierda de la casa corre un riacho que baja de la montaña. El agua es fresca y limpia y las piedras se ven hermosas porque yacen en el lecho del rio y están mojadas, todo el tiempo la corriente de agua fría las baña.

De la chimenea de la casa sale humo. Entonces hay un hogar encendido y afuera en alguna parte una pila de madera resguardada de la lluvia.

Alguien usa un sombrero de alas anchas. Lo veo colgado en una pared o sobre alguna cabeza.

Lo toco y es de gamuza o similar.

Veo a contraluz pasar el dorso en crinado de un caballo joven. El sol le atardece en el lomo.

La crin se ve dorada porque le atardece. El sol comienza a bajar pero la luz no cambia de color, no se pone roja. Queda y queda en tonos amarillos, como en un otoño que empieza o una primavera que se recibe. Y el resplandor no me permite ver más.

Los movimientos que hago con mis manos son lentos y como en cámara lenta. Solo el ruido del viento, solo la hierba alta y amarilla y otra vez entrecierro mis ojos y sueño.

LS

Anuncios

Un comentario en “En un lugar que veo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s