Sin nombre 

Más que nada en el mundo

Me gusta soñar,

Y sueño,

con los ojos abiertos.

Sueño e imagino que las nubes que veo son montañas

y que entonces,

 este lugar donde vivo es otro

Un lugar bello,

y que la naturaleza se muestra y asoman entre las casas y al final de las calles, hermosas arboledas.

Si, arboledas y a veces matas de flores perfumadas .

Que entonces,

el aire es fresco,

frío y que da gusto respirarlo.

Que con tan solo sentarme

en el umbral de mi casa,

Vere el cielo con un atardecer 

cada día distinto

Y bandadas de aves que migran pasarán haciendo su habitual trabajo impuesto quien sabe por quien.

Sueño y sueño.

Con un viento una Brisa que me enfría la cara

Y a quien le importa .

Todo es una fiesta.

Anuncios

Intercambios

El verde de los árboles se extiende hasta lo profundo de la tierra. Las raíces se esparcen orondas y dibujan todo tipo de estrellas. Cual telarañas se entrecruzan y conectan así todos los árboles del bosque.

-¿Qué miran? Piensa el árbol del sudoeste que cavilando con las manos en los bolsillos silba el canto de un pájaro que en sus ramas hizo un nido.

-No te estamos mirando, te estamos AD-mirando le responde un alerce joven…

Creciste tan fuerte, resististe todos los vientos del sur y las lluvias torrenciales del este, y aun así te mantuviste erguido y albergaste  8 nidos…

-8 nidos no- dijo el árbol del sudoeste- 12 nidos.

-Eran ocho hace 10 años cuando tu aún eras un retoño- le dijo con voz grave y protectora al alerce joven.

– Te contaré.

-Cuando aún no habías emergido de la tierra el bosque tenía otra forma.

Yo no era el único árbol del sudoeste.

Éramos 30 ó  casi 40. Yo estaba entre los preferidos de unas mariposas que llegaban todas las primaveras y también el preferido de las golondrinas de marzo.

En el tiempo que las ardillas se fueron para siempre,  sólo me convertí en un observador .

En realidad todos somos observadores. Observadores natos sólo que perdemos esa cualidad cuando comenzamos a sentir curiosidad por lo que desean los demás.

La capacidad de observar simplemente y sin prejuicio es lo más poderoso que todo ser vivo posee.

-¿Nada más?- preguntó algo irritado el alerce joven.

-Bueno…no es tan simple de explicar… Haz la prueba un día entre el otoño y el invierno preferentemente, notarás un deseo poderoso de solo, observar…quietud y reposo.

Las hojas pesan y las ramas cuelgan y se mecen relajadas… y entonces..

-Entonces, replicó el alerce realmente enojado… te estás poniendo aburrido!

Si, es posible.

-Entonces déjame recordar cuando la nube del norte se poso sobre mí durante todo un verano.

-Yo no lo recuerdo respondió el alerce.

– Nadie lo recuerda- Éramos solo ella y yo.

Hacia tanto calor y el viento era tan pesado y húmedo que los arboles casi todos, miraban para abajo.

Tal era el agobio que la nube del norte nos producía. Yo parecía ser el elegido y la padecí todo un verano.

Entonces, mientras el árbol del sudomaxresdefaulteste y el alerce joven ya amablemente conversaban, se poso en la punta del ciprés un águila dorada.

-Estoy cansado dijo.

Las horas pasaron y llego la oscuridad con sus costumbres inciertas.

Una parte del bosque se replegó, se entrego al descanso y a pasar la noche fría.

Y entonces otra parte del bosque, desde los minúsculos insectos hasta los impecables zorros se despertaron.

Asi siguió todo y tranquilamente en la profundidad del sueño verde oscuro del bosque,  ahora frio…  se durmieron, esperando que la luz los animase  nuevamente.

fotosíntesis diurna.

Poema cinco

Hoy planté un árbol.
La semilla sueña su sueño de árbol
Con sus ojos hinchados entreabiertos imagina su follaje
Imagina el cielo, la lluvia, el viento.
La semilla se hincha hasta explotar en sus tallos minúsculos 
Sus pequeñas hojas, nació sólo, la promesa de un árbol esbelto de tronco fuerte y copa frondosa de flores en primavera y frutos en verano,
Y en invierno se reposa luego de tanto trabajo.

1469641970122

Puntos de vista

No podía sacar sus ojos de esa escena que se le presentaba.

Una mujer, envuelta en un manto rojo y con una camisa de seda blanca  acurrucada en  un rincón, mientras  en sus manos sostenía y leía una especie de manuscrito.

Una luz blanca intensa la iluminaba y era  digno de un cuadro.

Era evidente que tenía frío y cada vez más se acurrucaba evitando de tanto en tanto que sus pies desnudos sobresalieran de la manta roja.

La mujer estaba girada de espaldas, cosa que impedía ver su rostro y entonces sólo  podían verse sus cabellos ensortijados. Permanecía leyendo concentrada en esas hojas arrugadas y él parecía hipnotizado.

Mientras tanto una larga hilera de carros se sucedían en el camino. Y quizás la mujer viajase  en la parte trasera de uno. Oculta, permanecía, sin mostrar el rostro.

Viajaría escapando quien sabe de qué, ¿Del hambre? ¿De algún delito que había cometido?

El sol casi se ocultaba.

Algunas lámparas lejanas permanecían encendidas.

En la escena algo había cambiado, ¿pero qué? El manto rojo parecía más largo y con más pliegues, acaso más cantidad de tela conformaba la prenda y  él antes no lo había percibido. Había viento, y nuestro observador salido de su hechizo se había distraído por unos instantes.

Sebastián se despertó sobresaltado, el cansancio y la monotonía del viaje lo habían sumido en un sopor recurrente y por más que fijara la atención volvía a entre dormirse.

De repente un comentario de su compañero de viaje lo sacudió cuando escuchó la palabra “fugitivo”

El señor Mantreaux contaba a todos con gran turbación de cómo había ocurrido en un poblado cercano un crimen. Si- contaba Mantraux-, el molinero y su esposa asesinados sin piedad, ¿Cómo es posible que en estos lugares tranquilos y alejados del vicio, sucedan estas cosas tremendas? ¿Qué nos depara entonces la ciudad amigos?

Calló Mantraux, agotado y consumido por su impulso,  el relato de esta noticia lo había conmocionado.

Sebastián miró por la ventana del carruaje que algunas gotas de lluvia habían caído haciendo ahora más difícil retomar el ángulo de observación de la mujer  que viajaba en el carro y pesar de las quejas de sus compañeros de viaje abrió la ventanilla.

Pero ya no la vió. Ya no ¿estaba?

EL final del viaje se acercaba y con suerte el clima no era el peor. Descendieron en la última posta antes de llegar a Obertzal. El cochero estaba cansado y los carros que iban adelante algunos, también habían parado.

Sebastián descendió para estirar las piernas y respirar aire todavía de campo, sin querer comenzó a deambular entre los carros, algunos olían a creosota, otros llevaban aceite.

La mujer recordó de repente. ¿Dónde viajaba?

Rápidamente dio un salto  y recorrió la parte trasera de dos carros…Un cochero le dijo bruscamente,- Eh que está robando señor!!

Perdón, dijo Sebastián, busco a la mujer que viajaba atrás, tenía un manto rojo y estaba aterida de frío. ¿Tal vez viajaba con un niño? , Oiga señor, -respondió el cochero-, aquí no viaja ninguna mujer. usted está dormido o trastornado por el viaje, no permitimos a nadie viajar atrás del carro,

Sebastián se obstinó y cuando el cochero se alejó empezó a buscar  con frenesí.

Acaso en el rincón donde la mujer que ya no estaba, no había más que un manojo de trapos  y  unos jirones de color rojo.

A la mañana siguiente leyó en el diario local sobre el crimen del molinero. Una foto mostraba el rostro del asesino:

Un joven de cabello ensortijado aparecía en el dibujo.

Tome un lápiz y comencé a bosquejar sobre la imagen como era mi costumbre… Agregue cabello, pinte labios y delinee ojos y cejas. Reconocí al instante  a la mujer del manto rojo, cuyo rostro nunca pude mirar. Ahora  que podía ver su cara,  también sentía   espanto.

oficial-y-mujer-joven-sonriendo

Gracias (2 años después)

Estoy a bordo del Tustumena.

Quiero agradecer a todas las personas que me ayudaron a llegar hasta aquí.

A la gente del hotel Driftwood Inn.

A Mary que me ayudó con la cinta (Duck Tape) para arreglar mi valija y alivió mi preocupación más que la compañía de seguros de la Delta Airlines.

A Adrienne la dueña del Hotel y timonel de barcos que me convidó con su barbacoa junto a su familia.

A Lisa con su cuerpo gordito y  siempre sonriendo y a Frank un tipazo. Me bancó todo el 25/08 desde las 8:30 de la mañana. Me dejó una notita por debajo de la puerta de mi habitación! Me ofreció un ride (un viaje) para ir a la terminal del ferry,  me llevó a pasear en su Taunus americano, por supuesto mucho más grande de los que había en Argentina.

Me invitó a cenar a las 5 de la tarde en el Cosmic Food una greek salad americana que tenía cordero. Que me ofreció su cuarto para descansar y jamás intentó nada, que abrió el Atlas que había entre los libros del Hotel y me mostró miles de cosas y me contó historias de lugares y sobre los túneles de Permafrost y de cómo los canadienses se sienten inferiores a los estadounidenses como sus hermanos menores, que desmitificó lo que contó mi psicóloga una vez sobre la que los canadienses viven bajo la tierra en invierno y se rió, que siempre me dijo que todo iba a salir bien a pesar de Mary con sus manos pequeñas que me dijo que había mal clima para el barco!! …Que me acompañó a la terminal hacer check in y me cargó las valijas hasta el camarote. Lovely man!  I will wrote you, rest with me I said- creo él estaba más entusiasmado que yo con el viaje-  A Bonnie y June su que me llevaron en su camioneta vieja hasta el hotel, dos hermanas altas y flacas vestidas como hombres.

A Irma , la mejicana que me acompañó en su jeep a comprar ropa.

Toda buena gente, buena gente, very kind people really

Y ahora, estoy flotando sobre el océano Pacífico rumbo a las Aleutianas

Irma
Irma
Frank
Frank

P1000790

Oda del primer día

Te amo,

Solo tú

Hermosa, descabellada y salvaje

Húmeda, humeante

Vaporosa  y ardiente

Semilla que nace y crece

Exuberancia.

Austeridad y secreto.

Tu alma se derrama

Bendita,

Inextinguible crees ser a pesar de tus heridas

No bastarán miles de vidas para que me perdones-

Querida…, tan frágil…

Te veo y confieso que te amo.

redd-bosques-deforestacion-cambio_climatico-peru-8

Björk Digital, curando heridas con música e innovación

Hemisferio Boreal

BjörkDigital(Poster) Photo by Nick Knight_Typography by MMParisLa artista islandesa ha convertido las canciones de ‘Vulnicura’, su último disco, en una exposición en la que la realidad aumentada y la experiencia sonora inmersiva tienen un papel esencial. Una vez más, Björk pone la tecnología al servicio de los sentimientos que quiere transmitir con la música. ¿Quieres continuar? ¡Ponte los auriculares!

Ver la entrada original 742 palabras más

Viaje en Transiberiano -Primera parte

 

Tramo desde Moscú a Ekaterimburgo

22 de septiembre de 2013. Llegaba desde San Petersburgo a las 10 am con el tren Sapsan a la Leningradky boksal, y salía a las 16.30 con el tren Sibiriak desde la estación de Yaroslav . Me recibió en Moscú. Andrei, el operador de viajes que habia contratado por la web y que se ocupo perfectamente de comprar los pasajes, vuelos y algunas estadías que yo no pude con tarjeta de crédito (el mercado en Rusia se fue abriendo lentamente a las compras con tarjetas de créditos  por Internet en 2013)

Andrei  acepto tener mi valija grande en su oficina hasta que yo regresara desde Irkutsk a Moscú,  donde me quedaría  por 4 días al final de mi recorrido.

Viaje en tren con una mochila que resulto mucho mas practica. En la sala de espera de la estación de Yaroslav se ven carteles con los recorridos de los trenes y los husos  horarios que se rigen por la hora oficial que es la de Moscú.

Aproveche luego de despedir a Andrei  ir a mirar vidrieras en un centro comercial Unimag.

dsc05211

dsc05222

fotos-y-videos-nokia-110

dsc05226

dsc05235

dsc05238

dsc05265

El tren Sibiriak salió puntual y allí comencé a conocer a mis compañeras de viaje, al menos hasta Ekaterimburgo donde me quede un día y medio.

Al principio dormir no es fácil, la velocidad constante ayuda pero cuando el tren baja la  marcha entre estaciones uno se despierta.

Aquí se ven las imágenes del despliegue de víveres y bebidas durante 3 días de viaje,  huevos duros, sopas instantáneas con fideos, variedad de tés que preparábamos con el agua caliente omnipresente del tren (un termo gigante)  y bebíamos en los hermosos vasos de vidrio con posavasos tipo peltre con el emblema del Ferrocarril ruso, yo compre uno por 500 rublos. Quesos, dulces y las bolsitas de papel que el tren da a los pasajeros que compran pasaje con desayuno y una comida, almuerzo o cena.

Siempre nos daban en la bolsita una barra de chocolate.

Llegado el momento de descender en Ekaterimburgo, me esperaba Vladimir un guía de la agencia que había contratado, el me alojó en su departamento donde vive con su mujer, extremadamente amables y cálidos los dos. Ella, Olga una excelente cocinera preparo  sirnikis de ricota. Salí con Vladimir a recorrer la ciudad. Tomamos un troley- y bajamos en la Av. Lenin.

 

dsc05270

dsc05280

Aquí les dejo imágenes  de algunos sitios que visitamos.

Al dia siguiente Vladimir me alcanzo al tren para seguir mi recorrido en el “Rosija” hasta mi destino final que era la ciudad de Irkustk.

Viaje en Transiberiano -Primera parte

 

Tramo desde Moscú a Ekaterimburgo

22 de septiembre de 2013. Llegaba desde San Petersburgo a las 10 am con el tren Sapsan a la Leningradky boksal, y salía a las 16.30 con el tren Sibiriak desde la estación de Yaroslav . Me recibió en Moscú. Andrei, el operador de viajes que habia contratado por la web y que se ocupo perfectamente de comprar los pasajes, vuelos y algunas estadías que yo no pude con tarjeta de crédito (el mercado en Rusia se fue abriendo lentamente a las compras con tarjetas de créditos  por Internet en 2013)

Andrei  acepto tener mi valija grande en su oficina hasta que yo regresara desde Irkutsk a Moscú,  donde me quedaría  por 4 días al final de mi recorrido.

Viaje en tren con una mochila que resulto mucho mas practica. En la sala de espera de la estación de Yaroslav se ven carteles con los recorridos de los trenes y los husos  horarios que se rigen por la hora oficial que es la de Moscú.

Aproveche luego de despedir a Andrei  ir a mirar vidrieras en un centro comercial Unimag.

dsc05211
Tren Sapsan en Petersburgo
dsc05222
Estación de Yaroslav en Moscú
fotos-y-videos-nokia-110
Husos Horarios
dsc05226
Anden para el Sibiriak
dsc05235
Cena en el tren
dsc05238
Desayuno
dsc05265
Desde el tren,en alguna estación.

El tren Sibiriak salió puntual y allí comencé a conocer a mis compañeras de viaje, al menos hasta Ekaterimburgo donde me quede un día y medio.

Al principio dormir no es fácil, la velocidad constante ayuda pero cuando el tren baja la  marcha entre estaciones uno se despierta.

Aquí se ven las imágenes del despliegue de víveres y bebidas durante 3 días de viaje,  huevos duros, sopas instantáneas con fideos, variedad de tés que preparábamos con el agua caliente omnipresente del tren (un termo gigante)  y bebíamos en los hermosos vasos de vidrio con posavasos tipo peltre con el emblema del Ferrocarril ruso, yo compre uno por 500 rublos. Quesos, dulces y las bolsitas de papel que el tren da a los pasajeros que compran pasaje con desayuno y una comida, almuerzo o cena.

Siempre nos daban en la bolsita una barra de chocolate.

Llegado el momento de descender en Ekaterimburgo, me esperaba Vladimir un guía de la agencia que había contratado, el me alojó en su departamento donde vive con su mujer, extremadamente amables y cálidos los dos. Ella, Olga una excelente cocinera preparo  sirnikis de ricota. Salí con Vladimir a recorrer la ciudad. Tomamos un troley- y bajamos en la Av. Lenin.

 

dsc05270
Monolito que esta al aldo del ferrocarril y  que representa el limite entre Europa y  Asia.(se vende como souvenir)
dsc05280
Desayuno Sirnikis con queso y miel.

Aquí les dejo imágenes  de algunos sitios que visitamos.

Al dia siguiente Vladimir me alcanzo al tren para seguir mi recorrido en el “Rosija” hasta mi destino final que era la ciudad de Irkustk.

Como una babosa rosada.

Era un viernes.

De mañana muy temprano  caminaba él por un sendero angosto .Reinaba un silencio total, solo algunas cotorras soñolientas volaban en grupos y las perdices se esponjaban en la rama de un árbol seco.

Se reconoció, se vio a sí mismo y supo que  allí podía ser auténtico.  Podía salirse de su disfraz y de su envoltorio- y se relajó hasta que de poco a poco fue apareciendo su forma verdadera, ¡ Si, qué alivio!

Comenzó a manar y a dejarse fluir como una masa informe, como una masa que ya leudada puja para salirse de su molde.

Nade lo veía entonces, no había que esconderse, estaba en carne viva,  era absolutamente vulnerable y no había ninguna barrera entre él y su entorno y podía ser uno solo con la vida natural, formaba parte de esa comunidad, podía ser él mismo allí sin cuestionamientos, sin comentarios u opiniones inútiles.

Si, podía hacerse carne con la tierra y con los vegetales…. Cuanta energía había derrochado fingiendo ser otro, en la multitud, en la calle, resistiendo siempre resistiendo.

Se acostó y sintió como las plantas le brotaban y lo asían a la tierra

Y se durmió.

Ver video de Peter Gabriel